Los Pobres en Euskadi | Itinerario y consejos para 4 días en Bilbao

Los 4 días completos que estuvimos en Bilbao dieron para mucho y en este post queremos agruparlos todos para que os hagáis una idea de lo que se puede hacer en la capital de Euskadi en ese tiempo. Aquí van nuestro itinerario y consejos para 4 días en Bilbao.



Bilbao es una ciudad pequeña, perfecta para pasar un fin de semana en ella y no aburrirse, disfrutando de su gastronomía, su cultura y su buen vivir. En un par de días completos la puedes exprimir al máximo sin dejarte nada para ver y también sin aburrirte ni un momento. Pero Bilbao es también la ciudad perfecta para ser el centro de operaciones si se quiere tener un primer contacto con Euskadi.

De las cosas buenas que tienen Bilbao  (y Bizkaia en general) es su eficiente red de transporte público, por lo que no es necesario tomar el coche para desplazarse a puntos importantes de la geografía vasca (hablaremos de ello en otro post). Por lo tanto, se puede estar en Bilbao y a la vez fuera de la ciudad sin ningún tipo de problema, y eso es lo que hicimos nosotros.

Cuando nos decidimos a visitar la capital vasca, y en las circunstancias que lo hacíamos, no teníamos demasiado claro qué íbamos a hacer allí tantos días - más allá de comer mucho. En un principio queríamos coger el coche y así poder ir de un lugar a otro, pero esta vez nos fue imposible por lo que tuvimos que viajar a Bilbao en tren, y descubriríamos después que esto no supodnría ningún problema para poder hacer excursiones desde la ciudad. Teniendo claro que podíamos ir de un lugar a otro sin dificultad, y sin vehículo propio, decidimos planear el siguiente itinerario:


Día 1 | San Juan de Gaztelugatxe, Bermeo y Mundaka


San Juan de Gaztelugatxe era uno de los imprescindibles en nuestro viaje a Bilbao, queríamos ir sí o sí. Por lo tanto, una vez solucionado el problema del transporte nos quedaba otro que podía torcer nuestros planes: el mal tiempo. Visitamos todas las páginas posibles de predicción meteorológica y en todas nos decía que el martes nos iba a llover y que el lunes haría bueno hasta después de mediodía. Para no jugárnosla, decidimos ir hasta San Juan el lunes bien pronto por la mañana y después, ya se vería.
El día nos hizo mucho más bueno de lo que pensábamos, y después de San Juan pudimos visitar Bermeo y Mundaka, hasta que el cielo se puso gris y feo y decidimos regresar a Bilbao. Ese día pretendíamos ir también a Guernika, pero finalmente no pudo ser porque el cielo amenazaba lluvia y la visita sería una estupidez.

Consejos para la visita a San Juan de Gaztelugatxe

  • llevad agua
  • vestid con ropa y calzado apropiado. Ni se os ocurra - bueno, hace lo que queráis - intentar subir hasta lo alto de Gaztelugatxe con zapatos de tacón, sandalias extrañas y demás cosas por el estilo. Las escaleras están empedradas y el sendero es de tierra, tenedlo en cuenta.
  • la ida es fuertecita porque hay muchos escalones, pero regresar es todavía más duro porque el sendero que te lleva hasta el inicio de los escalones tiene una pendiente bastante considerable, así que preparaos mentalmente.
  • necesitáis al menos hora y media para hacer el trayecto sin agobios. Os recomendamos que vayáis con tiempo para poder ir descansando si es lo que necesitáis, y también para disfrutar en su totalidad de la ermita y el entorno.
  • si os apetece comer, en lo alto de Gaztelugatxe encontraréis una caseta con mesas y asientos.
  • sed respetuosos con el entorno, no ensuciéis. Hay papeleras en la misma caseta.
  • en lo alto de Gaztelugatxe hay baños.
  • y, sobretodo, disfrutad mucho de este maravilloso lugar.



Día 2 | Alhóndiga, Casco Viejo y Quema de la Sardina


Sabíamos de antemano que nuestro segundo día en Bilbao iba a estar pasado por agua, así que nos tomamos las cosas con calma y visitamos, en la medida de lo posible, lugares que estuviesen a cubierto. Por ello visitamos la Alhóndiga y también hicimos una ruta de pintxos por el Casco Viejo.
Por la tarde, y aprovechando que la lluvia había cesado, participamos en la quema de la sardina, el último acto del carnaval bilbaíno.


Día 3 | Museo de Bellas Artes, Getxo y Portugalete, más un atardecer en la ría


Otra de las cosas que queríamos hacer en Bilbao era visitar su Museo de Bellas Artes ya que había una exposición temporal de Renoir. Como ya explicamos en el post, planeamos la visita en función del día que podíamos acceder al museo de forma gratuita, y ese día era el miércoles por la mañana.
Otro de los lugares que queríamos ver, esta vez fuera de la ciudad, era el Puente Vizcaya que une las localidades de Portugalete y Getxo y que está a poco menos de 30 minutos en metro.
El día, por lo tanto, lo dividimos en dos partes: la primera nos llevaría a ver parte del Bilbao contemporáneo con la zona del Guggenheim y el Museo de Bellas Artes y la segunda nos llevaría hasta la playa para ver el Puente Colgante que es Patrimonio de la Humanidad. Esta segunda parte hubiera podido alargarse mucho más ya que entre Getxo y Portugalete se puede pasar un día completo, por lo que si os interesa más la zona de costa pensad en dedicarle toda una jornada.


De regreso a Bilbao, además de comer, tuvimos la oportunidad de ver la Escultura de Niebla (a las 7 de la tarde) en el Museo Guggenheim y también vivir uno de los atardeceres más maravillosos de nuestra vida. Os recomendamos que os dirijáis hasta la pasarela Padre Arrupe (de madera, la que está entre el puente de La Salve y el de Deusto) para tomar unas fotos maravillosas del Guggenheim al atardecer, la ría y todo su entorno.



Día 4 | Artxanda, Deusto, San Mamés, Txuletón y Casco Viejo



Otro de los lugares imprescindibles de Bilbao es el Monte Artxanda al que puedes subir con el funicular, aunque también puedes hacerlo en autobús o siguiendo el sendero a pie. Nosotros hicimos lo primero porque es una forma curiosa y divertida de desplazarte - y también histórica. Desde Artxanda tendréis las mejores vistas de Bilbao, palabra.
La visita a la Universidad de Deusto, aunque os paseéis solo por el exterior, es también recomendable ya que fue declarada Monumento Histórico en 2002.
Por lo que se refiere a San Mamés es interesante acercarse hasta la zona porque allí se encuentra el Palacio Euskaldún, la Karola o el Museo Marítimo de la Ría. Además, el edificio del campo de fútbol es verdaderamente espectacular, vale la pena ir hasta allí.
Después de San Mamés fuimos a comer txuletón. En Bilbao lo de comer es sagrado y el txuletón, más, por ello hay muchos lugares, y muy buenos, donde probar este manjar exquisito. Si podéis hacer un gasto extra - nosotros lo hicimos al no pagar alojamiento - no dudéis en ir a cualquier de los buenos restaurantes o asadores de la ciudad y daros un homenaje en toda regla.
Finalmente, y como despedida de la capital vizcaína, decidimos dar un último paseo visitando el Casco Viejo, pudiendo entrar por fin en la catedral. Además, siendo jueves y habiendo fútbol - jugaba el Athletic fuera de casa -, el ambiente del Casco Viejo era inmejorable.




¿Qué más podemos hacer en Bilbao?
  • caminar por el Ensanche y disfrutar de su arquitectura
  • ir hasta la Basílica de Begoña (nosotros no lo hicimos)
  • no olvides hacer una buena ruta de pintxos
  • ir hasta el Mercado de la Ribera
  • pasearte una y otra vez ría arriba, ría abajo
  • sentarte en una terraza y ver pasar la vida
  • probar el auténtico txakolí
  • no saltarte ningún día el amaiketako







Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares