Los Pobres en Euskadi | Museo de Bellas Artes en Bilbao y un anochecer de escándalo

Día 3 en la ciudad de Bilbao. Miércoles. La mañana la tenemos guardada para hacer una visita obligatoria: el Museo de Bellas Artes. ¿Por qué visitamos el museo un miércoles por la mañana? La respuesta la tenéis a continuación.


 Como siempre explicamos, viajar con poco presupuesto implica, obligatoriamente, una gran planificación. Obviamente, no es cuestión exclusiva de los viajeros de bajo presupuesto como nosotros, ni mucho menos, pero sí para quienes están en nuestra misma situación es de gran utilidad – y ayuda a salvar algunos euros – hacer una tarea cuasi de investigación antes de emprender un viaje. ¿Qué ganamos con ello? Pues poder visitar museos, monumentos, etc, los días que son gratuitos o tienen precios reducidos (un buen ejemplo lo podéis encontrar en este post).

Cuando decidimos viajar a Bilbao y durante el proceso de investigación pertinente – que esta vez fue más sencillo gracias a Anna, nuestra anfitriona – supimos que, en el Museo de Bellas Artes, había una exposición temporal sobre Renoir. Al enterarnos de ello visitamos la página web del museo para consultar horarios y tarifas y… ¡BINGO! Los miércoles por la mañana. De 10:00h a 15:00 horas es gratuito – también los domingos por la tarde –, así que construimos la planificación del día a partir de la visita al Museo de Bellas Artes. Así de sencillo, y así de económico.

 Pero vayamos, ahora, a por el diario de nuestro día 3 en la capital de Euskadi.

 ¿Qué hay que hacer, obligatoriamente, en Bilbao y por la mañana? Sí, lo habéis adivinado: ir a desayunar. Diréis, mujer, claro, yo desayuno todas las mañanas. Pues claro, nosotros también, pero no a la manera vasca, y donde fueres, haz lo que vieres, así que nuestra primera acción importante esa mañana va a ser ir a desayunar, ¿adivináis qué?

La mañana es radiante, el cielo azul parece de mentira. Sopla una brisa suave y el sol acaricia delicadamente nuestros cuerpos. Estamos a 1 de marzo y parece que la primavera, siendo todavía invierno, quiere despertar de su descanso. Sería un sacrilegio, entonces, coger el tranvía para ir hasta el Museo de Bellas Artes, por lo que nos ponemos a andar siguiendo la margen izquierda de la ría, por el Paseo Uribarte, hasta llegar al Puente de la Salve, uno de los más representativos – junto al moderno Zubi-Zuri – de Bilbao.

Conocido con el nombre de Puente de la Salve, oficialmente el de Príncipes de España¸ fue el primer puente de España construido con sistema de tirantes, y de los pocos que tienen tablero metálico.
Su construcción data de los años 70 con la intención de poder conectar el centro de la ciudad con los barrios periféricos. A lo largo de los años ha ido cambiando, hasta que en el décimo aniversario del Museo Guggenheim se inauguró una obra del artista francés Daniel Buren en forma de puerta roja el nombre de la cual es L’arc Rouge (El arco rojo).




El Puente de la Salve es uno de los muchos elementos de diseño contemporáneo que se reparten por la ciudad de Bilbao y, obviamente, el más reconocido – y reconocible – es el Museo Guggenheim y la mascota que lo cuida, Puppy.


Contrastes bilbainos

Descendemos ahora unas escaleras para pasear por la Campa de los Ingleses, donde encontramos, entre otros elementos de importancia, la Torre Iberdrola o la Nueva Biblioteca de la Universidad de Deusto. Nuestra amiga y anfitriona Anna nos explica que aquel lugar, en verano, se llena de gente que va a pasar el día tomando algo en las terrazas de las cafeterías.


La Campa de los Ingleses debe su nombre a que en el pasado los mineros ingleses que llegaban a Bilbao pasaban los ratos jugando en ese lugar a un juego que, en aquellos tiempos, era desconocida en la Península: el fútbol.



Es este espacio un lugar muy agradable; lo verde está muy presente en Bilbao – solo debemos mirar hacia los montes –, y es de agradecer que puedas pasear por una ciudad con tanta cantidad de parques y jardines.



Vamos ahora hasta la cercana Plaza Euskadi que alberga unos edificios verdaderamente bonitos, y en la cual podemos encontrar la base de la Torre Iberdrola que, en un día tan despejado como ese, tiene reflejado el cielo como si de una pintura se tratase en toda su estructura acristalada.





 
Momento ya de desayunar que, teniendo en cuenta las horas que son, más que desayuno es amaiketako (  amaika en euskera significa once, así que amaiketako vendría a ser algo así como el de las 11 o lo de las 11). Nos metemos en un bar y pedimos allí lo de siempre: tortilla y café. Para ser más exactos: tortilla de patatas vegetal y otra con atún y pimientos.  Y es que nos hemos propuesto algo: queremos probar la mayor cantidad de pintxos de tortilla distintos que podamos.





Después de nuestro desayuno, es ahora el momento de ir hasta el Museo de Bellas Artes, pero primero nos acercamos hasta la Plaza San José ya que vemos despuntar a lo lejos un campanario que nos parece coqueto. Se trata de la Iglesia de San José, construida a finales del s. XIX y principios del s. XX.









Caminamos sobre nuestros pasos para acceder, ahora sí, al Museo de Bellas Artes. Como hemos dicho, la entrada es gratuita los miércoles por la mañana, y el museo está lleno, llenísimo – pero no tanto como cuando nos vayamos. Estamos un buen rato disfrutando de la exposición de Renoir para después continuar con la exposición permanente del Museo, donde podemos encontrar obras de El Greco, José de Ribera, Goya, Murillo, Zurbarán… (en este enlace tenéis las obras maestras que alberga el museo).

La Anunciación, de El Greco.  Foto extraída de www.museobilbao.com

La visita es totalmente recomendable, no solo porque esos días nos encontramos con la exposición de Renoir, sino también por la importancia de las pinturas y esculturas expuestas en la colección permanente.


¿Existe algo más esperanzador que ver a niños en los museos?

Después de un buen empacho de cultura, nada mejor que unas cervezas en una de las terrazas del museo. Bilbao nos está pareciendo una ciudad de lo más encantadora, muy agradable, con gentes amables que viven felices en un espacio privilegiado. Porque sí, Bilbao es una ciudad privilegiada gracias – según mi opinión – a la ría, que le da una vida increíble, pero también a los montes que la rodean. Esto hace que el aire que se respira se sienta limpio, fresco, con un ambiente inmejorable. Y si te topas con días tan fantásticos como los que nosotros estamos disfrutando, Bilbao gana muchísimos puntos. Pero ahora queremos escaparnos de Bilbao para visitar otro de los must de Euskadi, esto es, el Puente Vizcaya (podéis seguir este enlace para leer el post), no sin antes pasar por un bar de pinchos y tomarnos algo, no sea que nos vayamos a desmayar…


 

De regreso a Bilbao tenemos una cuenta pendiente, y es que Anna lleva insistiendo desde que hemos llegado a la ciudad para que vayamos a Don Manuel a comer bollo de mantequilla. Como no hemos comido – que vamos, es una mentira como una casa… -, nos desplazamos hasta la Pastelería Don Manuel para merendar: bollo de mantequilla para Anna, pastel de arroz para Juanjo, y algo que ríete tú de los crónuts para Marina.



De izquierda a derecha: el bollo de mantequilla, el pastel de arroz y la barbaridad calórica.

 
Regresamos a casa paseando por el ensanche y pasando por la Plaza Jado con su bonita – y nueva – fuente de los leones. El Ensanche, como ya explicamos en otra entrada, es todo un festival de edificios bellísimos y esta plaza, corazón del Ensanche, no es para menos. Podemos encontrar allí un edificio del arquitecto Gregorio Ibarreche, entre otras maravillas.

La fuente con el edificio de Gregorio Ibarreche detrás



El día está tocando a su fin y dejamos a Anna en casa – ella Bilbao ya se lo sabe – para continuar con nuestro día – o ya noche – porque yo quiero hacer algo: ver el Guggenheim de noche. Anna me dice: si quieres hacer fotos el mejor lugar para pillar bien el Guggenheim es el Puente de Deusto. Vaya… pues sí, ¡claro que sí! Nos ponemos rumbo al Puente de Deusto, pero nos encontramos antes con el Museo lleno de humo. Recuerdo entonces que Anna había mencionado algo referente a humo y fuego, pero se me había olvidado completamente.





Pero no, no se trata de humo, es niebla, y es una obra artística de Fujiko Nakaya llamada Escultura de Niebla (podéis leer más sobre ella aquí). Compartamos o no el criterio artístico de la autora, la niebla le da un halo de misterio al edificio haciéndolo todavía más interesante. A mí juicio, pasar por el Guggenheim cuando la instalación está en marcha es algo imprescindible para hacer en Bilbao.





Ahora sí, nos dirigimos hasta el Puente de Deusto, aub que nos quedamos en la "pasarela del Padre arrupe", donde pretendemos tomar un par de fotos del Guggenheim desde una perspectiva privilegiada, pero allí nos espera algo verdaderamente espectacular: uno de los mejores anocheceres que hemos visto en nuestras vidas (y aquí va la batería de fotos):







Si hay algo que debéis hacer en Bilbao, obligatoriamente, es dirigiros hasta este punto y esperar a que caiga la noche. A experiencia es alucinante, de lo mejor de la ciudad – y eso son palabras mayores.



El Puente de Deusto con la Universidad al fondo
Nuestra jornada termina aquí, jornada más que completa disfrutando de Renoir, de elementos Patrimonio de la Humanidad, de la Costa Vasca y del Guggenheim. Todavía nos queda un día completa en Euskadi y vamos a aprovecharlo para hacerle, digámoslo así, una despedida pueblerina a nuestra amiga Anna.


MÁS INFORMACIÓN


Tenéis todos los enlaces correspondientes en la entrada.

No hemos encontrado los horarios de la Escultura de Niebla, pero eran sobre las siete de la tarde cuando nosotros pudimos disfrutar de ella. Deciros que existe una instalación similar, La Fuente de Fuego. Podéis leer más sobre ella en el siguiente enlace: https://www.guggenheim-bilbao.eus/obras/fuente-de-fuego-2/

Si os apetece ir a poneros como gorrinos a la Pastelería Don Manuel, os dejamos aquí el enlace de su página web [http://www.pasteleriadonmanuel.com/] y también las coordenadas de Google.

Quiero dar las gracias a Anna y Alex por haberme refrescado la memoria y haberme ayudado a construir este post desde la lejana China.

Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares