Un fin de semana en Guadalajara



Cuando tienes una cierta obsesión con algunos destinos parece que jamás va a llegar el momento de visitarlos. Ya se sabe, quien espera desespera, y parece que el tiempo no avance ni tampoco que llegue la oportunidad; pero como bien dijo Einstein, el tiempo es relativo y esa relatividad subjetiva y, al final, la hora acaba llegando. Esa hora nos vino a nosotros en forma de un fin de semana en Guadalajara y pudimos visitar un par de nuestras obsesiones viajeras: Sigüenza y Medinaceli.

Guadalajara era una de las provincias a la que queríamos hincarle el diente desde hacía mucho tiempo, y en concreto queríamos ir hasta la localidad de Sigüenza porque habíamos visto que tenía un castillo que parecía ser apoteósico. Fueron algunos los intentos fallidos antes de poder desplazarnos hasta esta parte de Castilla La Mancha pero cuando lo conseguimos, no nos defraudó para nada.

Nuestro viaje comenzaba un fin de semana hipercaluroso de mediadios de julio, en 2015, y nos subíamos al coche los de siempre, más los padres de Juanjo. El viaje, como tantas y tantas veces, fue intempestivo, pensat i fet como se dice en nuestra tierra, y con una semana de antelación reservábamos hotel (más adelante hablaré de ello) y confeccionábamos la ruta.

Como hacemos siempre – al menos hasta ahora, porque cada vez se nos está poniendo más difícil – nos fuimos directos a la página de Google Maps y seleccionamos origen y destino para después ver qué cosas interesantes había de camino. Después, y con una horquilla de más o menos una hora de distancia de Sigüenza, buscamos lugares que podríamos visitar interesantes tanto para nosotros como para los padres de Juanjo. Así, nos quedó un viaje de un fin de semana fetén, de lo más interesante y que vamos a ordenar seguidamente.



Día 1 | Molina de los Caballeros – Sigüenza



Nuestro centro de operaciones sería Sigüenza, en la provincia de Guadalajara, y para ello debíamos pasar por Molina de Aragón. El hecho de ir por la también conocida como Molina de los Caballeros fue fortuito, porque la carretera pasa por allí, pero cuando nos dimos cuenta del lugar que era casi tiramos una mascletá en la Plaza Mayor del pueblo. Resulta que Molina de los Caballeros es una localidad castellanomanchega que alberga uno de los mayores castillo-alcázar de toda España.

 

Tras tres horas de viaje llegamos a Molina muy pronto y fuimos de los primeros en visitar el castillo, visita muy recomendable ya que el recinto está bastante bien conservado. Estuvimos más o menos una hora entre subir y bajar torreones y patrullar por las murallas.
 

Nuestra siguiente parada oficial sería, ya, Sigüenza, localidad en la que teníamos nuestro hotel y desde la cual visitaríamos el resto de lugares. Después de casi otra hora de viaje comenzamos a ver despuntar en el horizonte una construcción regia, imponente, que resultó ser el castillo de Sigüenza. Nos quedamos alucinados, pero nada comparado con lo que nos esperaba en ese bonito pueblo de Guadalajara.



Habiendo hecho ya el check-in en el hotel decidimos ir, primero, hasta el castillo – que es hoy Parador de Turismo – ya que se encuentra muy cerca del hotel donde nos alojábamos. Al ser Parador de Turismo su visita es libre - no se pueden ver todas las zonas – , y la visita está más que recomendada. Tras el castillo nos fuimos hasta la Oficina de Turismo, delante mismo de la catedral de Sigüenza, para informarnos y surtirnos de mapas. En este primer día callejeamos la localidad y visitamos la Catedral – una y otra vez.


La primera etapa del viaje podríamos resumirla así:


-          Traiguera – Molina de Aragón: 3h 15’ y 247 km


-          Molina de Aragón – Sigüenza: 1h y 80 km





Día 2 | Medinaceli – Monasterio de Santa María de Huerta – Somaén



En el segundo día decidimos desayunar en uno de los tantos establecimientos que hay en la Plaza Mayor, metiéndonos en el cuerpo una buena ración de churros y un generoso café con leche. Nos subimos de nuevo al coche y condujimos hasta Medinaceli, uno de los pueblos más bonitos de España.


Medinaceli se divide en dos, el pueblo viejo – que sería el histórico – y el pueblo nuevo. Estas dos partes del pueblo están separadas por un desnivel bastante acusado, es decir, que para ir del Medinaceli nuevo al Medinaceli viejo o vas en coche o pereces en el camino. El pueblo nuevo tiene poco interés, pero el viejo es bonito de verdad y tiene una de las plazas más grandes que hemos visto – al menos en proporción a la localidad. Pero si esta localidad es conocida por algo es por su arco romano que todavía resiste al paso del tiempo, del hombre y la fuerza del viento. El pasado romano, por otra parte, es bastante evidente en este pequeño pueblo perteneciente a la Provincia de Soria, ya en Castilla y León.

Nuestro plan ese día es comer en Medinaceli, pero lo haremos en el pueblo nuevo ya que los establecimientos de la parte histórica son bastante caros. Acabaremos comiendo en el restaurante Carlos-Mary siguiendo el consejo de las gentes de allí y la verdad, la relación calidad-precio fue bastante buena.


Desde Medinaceli nos desplazamos hasta Santa María de Huerta para visitar su monasterio, impresionante monasterio que a nuestro juicio está infravalorado. Debemos decir que anteriormente – y también posteriormente – habíamos visitado monasterios mucho más conocidos y menos espectaculares que éste, así que la visita, también, está más que recomendada.


Antes de regresar de nuevo a Sigüenza, y por recomendación de la trabajadora de la Oficina de Turismo de Medinaceli, decidimos parar en Somaén, otro de esos lugares desconocidos que son una auténtica pasada. Lo mejor de este pequeñísimo pueblo de Soria es el contraste entre lo árido y la vegetación que podemos encontrar, y también como guarda perfectamente la arquitectura popular de la zona. Un lugar que debéis visitar si se os presenta la oportunidad.






Y ahora sí, regresamos de nuevo a Sigüenza visitando de nuevo su catedral – nos encantó –, dando un buen paseo por sus calles, tomando algo en sus terrazas y disfrutando de la belleza atemporal de este pueblo tan, tan, tan bonito de Guadalajara.





Las etapas del segundo día de viaje son las siguientes:


-          Sigüenza – Medinaceli: 33’  y 40 km


-          Medinaceli – Santa María de Huerta: 24’  y 30 km


-          Santa María de Huerta – Somaén: 15’ y 16 km


-          Somaén – Sigüenza: 41’ y 55 km





Día 3 | Guadalajara – Torija – Zaragoza



En nuestro último día decidimos desplazarnos hasta Guadalajara – y por petición de la madre de Juanjo –, ciudad que no nos dijo demasiado aunque debemos decir que el Palacio del Infantado es algo bárbaro, por el museo que alberga y también por el edificio en sí. Además, como era domingo cuando lo visitamos la entrada era totalmente gratuita.



Después de Guadalajara paramos en Torija porque vimos yendo hasta la capital de la provincia un castillo muy coqueto. Decidimos acercarnos y lo visitamos. Cabe destacar que el interior está muy reformado y alberga hoy en día un museo, así que ha perdido casi la mayor parte de su esencia de fortaleza, pero el exterior es muy bonito y el pueblo tiene también un par de cosas destacables, como su Plaza Mayor.




Desde aquí nos marchábamos ya hasta casa, pero queríamos parar antes por el camino para comer algo y acabamos adentrándonos en el Alcarria, topándonos con los campos de lavanda en estado de floración – ríete tú de la Provenza – que desprendían una fragancia increíble y que eran una maravilla para la vista. Encontramos en Masegoso del Tajuña un restaurante llamado Las Vegas donde comimos de escándalo, y a muy buen precio (unos 10 euros por persona).


Campos de lavanda, sí, gracias.
Nuestro segundo plato

Nuestra última parada sería Zaragoza, para no hacer el trayecto tan largo y seguido, y porque Zaragoza es una ciudad que nos encanta. Allí no visitamos nada en concreto, solo callejeamos, nos sentamos en una terraza, tomamos algo fresquito y estiramos las piernas.




El tercer y último día tuvo estas etapas:


-          Sigüenza – Guadalajara: 42’ y 72 km


-          Guadalajara – Torija: 16’ y 20 km


-          Torija – Zaragoza: 2h 15’  y 239 km


-          Zaragoza – Traiguera: 2h 46’  y 210 km





Respecto al alojamiento, lo encontramos en Groupon, y era una oferta que habíamos visto muchísimas otras veces y que nos parecía atractiva. El hotel era la Hospedería Porta Coeli y con la oferta nos salió por unos 65 € dos personas dos noches (al ser fin de semana era un poco más caro).


Nuestro alojamiento esos días



Por lo que se refiere a la comida, algunas cosas las traíamos ya de casa, aunque el resto de días fuimos a comer por ahí. Los restaurantes en los que comimos tenían menú del día y ninguno de ellos superaba los 15 euros, tirando muy por encima. Los desayunos que nos tomamos en Sigüenza, siempre churros y café con leche, eran muy económicos. Los tomamos en un bar de la Plaza Mayor de Sigüenza, el único que encontramos abierto el sábado por la mañana, y como nos gustó el precio y el trato, al día siguiente regresamos (creo recordar que era el Mesón los Soportales).


Para terminar, decir que la visita a Sigüenza es totalmente recomendable, se trata de una localidad bellísima que ha sido declarada como uno de los pueblos más bonitos de España recientemente, así que tenéis una excusa más para visitarlo.


Desde allí se pueden hacer excursiones al Río Dulce, por ejemplo, y si os gusta la naturaleza, pero nosotros al ir con más gente – y mayor – decidimos hacer un viaje más cultural y relajado. De hecho, Sigüenza invita a relajarte con sus calles estrechas y empedradas, sus casonas e iglesias.


La ruta, por lo tanto, que leéis aquí es una ruta muy factible, que puede realizarse de manera tranquila, sin prisas ni agobios, y que es de un interés histórico y cultural muy alto.





MÁS INFORMACIÓN


Sobre Torija tenéis más información en el siguiente enlace:
http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/torija-36831/visita/

Si os interesa el tema de la lavanda, en Brihuega hacen un festival en honor a esta planta aromática cada verano. Podéis leer más aquí: http://festivaldelalavanda.com/

Por lo que respecta a Guadalajara encontraréis más información en las dirección que os dejamos a continuación: http://www.guadalajara.es/es/Turismo

Como siempre, se enlazan las distintas etapas de la entrada de manera integrada en el texto, así que para dirigiros a ellas solo debéis pinchar en el nombre del lugar que os interese.


Este post es un recopilatorio de posts antiguos que no publicamos en forma de viaje sino por etapas diferenciadas. Tiempo después – casi dos años – he decidido juntarlos y hacer con ellos lo mismo que con el resto de destinos: un plan de ruta con distancias y precios.






Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares